domingo, 8 de febrero de 2009

Chiqui, cruzó el arco iris


De todas mis colonias gatunas que cada día visito tengo una que a lo largo del 2008 fué mermando hasta sólo quedarse en dos gatitas, Trufa y Chiqui, dos hermosas negritas de preciosos ojos verdes y de carácter dulce y cariñoso. Ambas gatitas me esperaba impacientes cada tarde a que les llevara sus comiditas de delicioso paté , Chiqui más impaciente que Trufa desde que parió una camadita en diciembre pasado, siempre estaba hambrienta y lo devoraba todo sin casi respirar.


En domingo 1 de febrero fuí a llevarle su comidita como de constumbre cuando por el camino me sorprendió el temporal que asoló la provincia la semana pasada y en ese momento temí por ambas gatitas que sabía me estaban esperando, pero cuando pude llegar era tal el viento y la lluvia que no las pude ver .


Al día siguiente Trufa apareció pero no así Chiqui, me temí lo peor. Los días pasaban y Chiqui no aparecía, hasta el jueves cuando llegué y la ví quietecita, esperandome bajo un coche, no venía corriendo hacía mi como siempre hacia, loca en busca de su paté de buey. Inmediatamente la saqué de debajo del coche , Chiquí estaba muy débil apenas pudo emitir un pequeño miau que me sonó a auxilio. Como pudo, sin apenas fuerzas utilizó las pocas que le quedaban y fué a buscarme , me esperó pacientemente a que yo llegará en sus auxilio, ¡¡ es tan increible !!. La cogi entre mis brazos y la llevé al veterinario, Chiqui tenía todo el pecho lleno de líquido pleural, daño en sus pulmones y estaba muy deshidratada.


Este sábado mi Chiqui se me ha ido, Pilar, la veterinaria me dijo que estaba peor y que no tenía solución, que sólo estaba sufriendo, no quería comer, le costaba respirar, no se podía incorporar...había que dormirla...odio esa palabra.


No he podido ir a verla, me duele tanto que se haya ido sin poder hacer nada por ella, le doy tantas vueltas al asunto, si se podía haber hecho más, si la hubiera encontrado antes tal vez podria haber sobrevivido...no sé... ¿porqué? era tan pequeñita, tan linda, buena, inocente...


Otra perdida en mi ya larga lista. Y ahora que va a ser de Trufa, se ha quedado tan solita, todos sus hermanos gatunos se le han ido poco a poco ¿cuando le tocará a ella?. No consigo darla en adopción, es una hembra ya adulta, negrita, gordita, con un defectillo en su boquita que hace que se le vea un colmillito y ese corte tan feo en una orejita que le hicieron los veterinarios cuando la esterilicé. Pero es tan buena, graciosa, cariñosa, glotona, inteligente ¡¡no quiero que ella también se me muera !!. Que impotencia, que desolación.


1 comentario:

Noamanda dijo...

y QÉ HAY DE ELLA rAQUEL?

DORI