miércoles, 19 de agosto de 2009

TELMA, ADIOS PRINCESA



Cuando llevas tantos años al cuidado de colonias felinas acabas sabiendo más de los gatos de lo que te gustaría, así sabes que gatos tendrán un vida fugaz cuales tendrán posibilidades de adopción o cuales tendrán una vida más tranquila y larga, lo ves en el carácter único de cada gato, ese carácter que los no gatunos son incapaces de ver y atribuyen a todos los miembros de la especie unas mismas y casi siempre negativas caracteristicas.

Telma, o mi reinita como yo la llamaba era una gatita inocente, demasiado noble y algo tontorrona, de siempre supe que ella no gozaría de una vida larga, tenía esa intuición pero también sabía que aunque intentasé encontrarle adoptante y así lo hice, eso jámas pasaría. Mi Telmita era una gatita negra de unos dos años, la mitad de los gatos de mi colonia son negros y adultos, ya nadie se fija en ellos y con Telma pese a su nobleza y a su calidez pasó lo mismo.



Hace un mes tuvimos el primer aviso, durante 4 días desapareció, al quinto apareció herida, con un un derrame en un ojo y sin apenas poder respirar por la sangre que cubría sus fosas nasales. Durante 10 días la estuve tratando con antibioticos, colirios, comida especial... Telma se restableció totalmente y de nuevo comenzó a salirse a la carretera pese a lo que ya le había ocurrido, debería de temerle a los coches pensé pero está semana cruzó la maldita carretera por última vez,durante varios días la busqué hasta que me dieron la noticia que yo en el fondo esperaba. Telma cruzó el arco iris y ya está con mi otra colonia gatuna , con todos y cada uno de mis niños que año trás año me han ido dejando... pese a tantas perdidas no me acostumbro a esto, como duele ...


Me queda el consuelo que siempre la mimé, la cuidé y le dí el cariño que los gatos en libertad no conocen, Telma fué una gata feliz el poco tiempo que tuvo, que es mucho más que lo que la mayoría de los callejeritos tienen.


Adios princesa, adios

1 comentario:

lacasadelarcerojo dijo...

Pero que pena, por Dios, que pena, siempre se me saltan las lágrimas cuando leo tu blog...

Te deseo toda la suerte del mundo, que encuentres adoptantes para tus niños y que sólo se te mueran de viejitos... Aunque ya se que me díras que eso es difícil, yo te lo deseo de corazón...

Yo tuve una gatita negra preciosa, en la casa familiar y ahora, en mi casa tengo dos gatos, ambos callejeros adoptados, uno de ellos maltratado y se me parte el alma leyendo tus historias.

Ánimo, el mundo necesita de gente como tu...